martes, 29 de diciembre de 2009

Tirada

Iré hasta tu calle
dando tumbos.
Me alejaré
de mi ciudad
de líneas paralelas,
sólo para verla.
Mis pies
se moverán
hasta que mi boca
bese sus aceras.
Me verás tirada
sobre tu calle húmeda.

Tirada del viajero a caballo y el lago




miércoles, 16 de diciembre de 2009

Tu suerte, caballero

En tu pasado hay maldición.

Has convertido
en monstruos
a las princesas
y las has
arrojado
al calabozo;
has destruido
su noble alborozo,
que era darle belleza
a la belleza.
Tu cabeza
fue suprema,
tu cuerpo
bello como la espuma,
tus virtudes enviables,
pero no supiste usarlas
para cosa buena alguna.

En tu presente está lo que desprecias.

Dejas lo bueno para luego,
lo malo para hoy
y tu mañana
nunca llega.
Hoy planeaste enamorarte,
caballero,
y diste muerte.

En tu destino hay una perra.

Una prostituta,
una zorra,
una mujer de la calle
será quien en tu ineptitud
te cache,
te coja.

En tu futuro hay amargura y no hay mujer buena.

A menos
que te hinques,
pidas perdón,
te pongas en el lugar
de una pinche chinche,
te dejes decapitar...
te maceren el pito,
te aplasten,
te hagan trozos...
te vuelvan a zurcir
una cabeza distinta,
te pongan otra pinta,
otro cuerpo,
te dejen presentable,
te pongan figurín,
te perfumen,
te hagan más machín, más men, más hombre,
te cambien
el color de la sangre...

martes, 15 de diciembre de 2009

No lo dejes pa luego

¿Para qué decir
que dices del amor,
que a las sirvientas
entretiene?

También
las damas de la realeza
se relajan con las apuestas
del placer.

Es mucho
tu candor,
si te quedas
ai parado
y te gusta.

Ya sé que eres un tipo,
un mujeriego,
¿para qué te lo restriego?
Mira amigo: yo no niego.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Hoy en Zigma: Web 2.0

No te pierdas hoy en Zigma, ideas para mañana
Eugenio Echeverría, Agustín Peña y Rowena Bali
Hablaremos sobre
Web 2.0
Un tema que ha cambiado las mentes del mundo.

Hoy lunes 4:00 P.M, por Ibero 90.9 de FM.

Visita:

martes, 8 de diciembre de 2009

lunes, 7 de diciembre de 2009

Esa llovizna tuya

Esa llovizna
que a ti te cae
yo la deseo,
estaría verde
mi jardín si la tuviera,
no estaría regando
con mangueras,
como suelo,
el suelo del deseo.

Tumbada está mi alma,
no alzo ningún dedo.
Me quedo inmóvil
bajo la gris sequía,
muy triste por tu ausencia,
que nunca estuvo
en mi mente,
aburrida, indecente,
que buscaba
la alegría de una noche
de halagos literarios,
un paseo en coche al descampado,
unos cuantos tragos de tequila.

Hoy a las 4:00 PM, en Zigma: infancia

Hoy en Zigma, ideas para mañana, Eugenio, Agustín y yo, hablaremos sobre la infancia, sus tragedias, sus dolores y sus alegrías.
Visita:

lunes, 30 de noviembre de 2009

El ejército de Sodoma en la FIL

Este viernes 4 de Diciembre estaremos Juan José Reyes y yo en la Feria Internacional del Libro, en Guadalajara, para presentar mi novela
El ejército de Sodoma

Salón José Luis Martínez, planta alta, Expo Guadalajara
18:00 a 18:50
Editorial: Axial

Se me pasó decirles que...

Hoy en Zigma, Ideas para mañana,
Eugenio, Agustín y yo
estuvimos hablando sobre lo cursi,
disculpen mi desmemoria y no dejen de visitar:


http://www.ibero909.fm/



domingo, 22 de noviembre de 2009

Zigma: Snobs, los sine nobilitate.

Hoy en Zigma, ideas para mañana, hablaremos sobre el snobismo, sus menesteres y excentricidades...
Agustín Peña, Eugenio Echeverría y Rowena Bali
Todos los lunes a las 4:00 P.M
Visita

viernes, 20 de noviembre de 2009

Cactus en flor con decenas de botones


Balita

La frustración: yo creo que es un buen momento si no se prolonga mucho. Una frustración sostenida le hace ver a uno alucinaciones sobre una catástrofe vital. Una vida no se encuentra suficientemente destruida hasta que se pierde. Yo he pasado muchos meses de frustración obsesiva, de alguna manera me han servido para situarme en mi verdadero territorio, me han ayudado a hacer el conteo general de mis daños. La frustración es un estado reflexivo también, que -como la paz- tiene su lado positivo y su lado negativo. Actualmente puedo decir que no tengo frustración. No soy nadie y no supongo que mi destino deba ser conspicuo, mejor que quién sabe cuál destino que me espera. Quiero forjarme la idea de que mi cuerpo estará listo para enfrentar alguna verdadera catástrofe. Quiero además sacar de mi mente las catástrofes imaginarias. Pienso en los hombres y mujeres que han sufrido verdaderamente y me apeno de mi, porque teniendo una vida tan relativamente justa, no sé cómo hacer justicia, porque mi sociedad no me lo ha enseñado y porque yo he sido demasiado holgazana para aprender.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Zigma: Violencia

Hoy Lunes, en Zigma: ideas para mañana, por Ibero 90.9 de Fm, hablaremos sobre la violencia en sus muy diversas manifestaciones.

Visita


http://www.ibero909.fm/

viernes, 13 de noviembre de 2009

Mail a un amigo anónimo

Me recuerdo escribiendo sobre el tema de la incertidumbre, me parece que ahí está la respuesta de por qué el tarot y las runas me atraparon tan duramente. A un grado de dominar mi vida, de veras. Me acuerdo que yo me reía de los adivinadores, les tenía poco respeto. Cuando me leyeron el tarot la primera vez yo me estaba riendo, no lo podía evitar. El lector se enojó conmigo y pensó que yo era idiota o que estaba drogada. Yo no creía en el tarot, ni creía en nada. En fin, no sé nada de horóscopos, ja, no sé porqué nunca los he estudiado, se me hacen demasiado complicados, no me interesan. Sin embargo hay una gran cercanía entre ellos y el tarot, en cuanto a medio de darle una respuesta -sin certidumbre- a todas las cosas de la vida cotidiana, y a todas sus combinaciones posibles. Quisiera darle a cada cosa que veo una interpretación que me permita responderme mis preguntas constantes sobre el destino, los días que vendrán... No le atribuyo al tarot -ni a mi interpretación- un carácter infalible. El destino no está en nuestras manos, pero si seguimos los pasos del tarot de la manera más cercana al bien, entonces tendremos una mayor posibilidad de que nuestros sueños felices se hagan realidad. Yo no soy una persona feliz, no puedo presumir ni un 21% del conocimiento de lo que el camino del tarot representa, y no me sonrojo ni me apeno por eso, me parece que la infelicidad es la única capacidad que puede atribuírsele por el momento a la condición humana, y me parece -eso sí- tan factible la felicidad, que puedo decir que conozco lo que es la felicidad, pero aun no hallo la forma de dar con ella para siempre. No creo en aquellos que acuden a una felicidad que es "por momentos", "por instantes", me parece que si la felicidad no es permanente no es felicidad, y la felicidad no será permanente sino hasta que se borre por completo la incertidumbre. Por eso soy adicta al tarot, porque siempre siento incertidumbre, siempre siento ansiedad por el destino. Tengo practicamente todo lo que una persona sin gran ambición en esta vida tiene y no me averguenzo de ser una persona sin gran ambición. Quiero un lugar para bien morir... como dice la canción.
Y dime tú: ¿eres ambicioso?
En esta última foto que me mandaste veo al mismo, que -intuyo- puede pecar de la más pura ingenuidad, y dejar de ser malicioso, para ser tierno y cariñoso en abundancia.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Zigma: Drogas

Hoy lunes en Zigma, ideas para mañana, hablaremos sobre las drogas
y sus paraísos espinosos.
Lunes 4:00 p.m.
Visita:

domingo, 8 de noviembre de 2009

Balita

¿Cómo creer en una humanidad que no ha sabido cuidar a su infancia?¿Cómo creer que habrá un mundo feliz, bueno, justo? Si a aquellos a quienes toca ver por los niños, los adultos, les falta felicidad, les falta bondad, les falta justicia. Somos apenas una humanidad de adultos mal preparados, viciosos, insensibles, ignorantes, ciegos; una masa que cree que sabe, que disciplina, que es buena. Cuando la protección intrafamiliar implica maltratos, equivocaciones, descuidos, se convierte en un mal que pervierte de adentro hacia afuera, a todas las sociedades, en todos los niveles.

Chapulín en margaritas


lunes, 2 de noviembre de 2009

martes, 27 de octubre de 2009

Mariposa y suculenta

Niños somos

Seremos polvo,
todos lo sabemos.
Seremos un sacrificado
en una frontera,
seremos un cadáver
colgado en una cerca,
seremos una blanca pradera
y una caja de madera.
Seremos niños,
todos lo deseamos
(de una vez por todas
retomar el rumor
de una sola palabra)
Somos polvo
y en pólvora
nos convertiremos,
seremos repatriados
a la tierra
de los crisantemos.
Niños somos
y en carne de cañón
nos convertiremos.

Una ninfa y dos faunos

lunes, 26 de octubre de 2009

Hoy Fuga, a las 4:00 P.M

Hoy en Zigma: ideas para mañana
hablaremos sobre el tema de la FUGA.

A las 4:00 P.M, por Ibero 90.9 de FM


Visita

http://www.ibero909.fm/

jueves, 22 de octubre de 2009

Hoy a las 12:00 am, en Entre paréntesis

Para platicar con Gilberto Prado Galán y Erick Fernández
acerca de
Zigma, ideas para mañana.
Por Ibero 90.9 de Fm.
Visita:

Hoy amanecí indispuesta y no podré asistir a esta entrevista, pero irá el buen Eugenio.

lunes, 19 de octubre de 2009

domingo, 18 de octubre de 2009

Canción del buen decir

El buen amante
sabe jugar
con tus erratas
y no hace de tu lecho
un nido de guapas.

A la caricia buena
no la trastoca,
ni la manosea,
ni la menciona.

Parece malo;
te hace hablar
como un rudo animal,
te hace cantar
una balada larga y ruidosa,
recitar
una rima oprobiosa;
es el aliento
de una palabra sucia,
devenir
de una prosa viscosa...

jueves, 15 de octubre de 2009

Inclasificable

Hace no muchos años las clases de personas, animales y cosas se medían con una precisión muy calculada, pero siempre –antes y ahora- los cálculos han tenido sus imprecisiones. Siempre habrá algo que se salga de la norma, que sea inaudito o ingobernable, algo que se desborde.
La clasificación de las plantas sirvió para cultivar algunas y alimentarse de ellas. Pero también sembró una devaluación de aquellas que no ofrecían ninguna utilidad práctica al hombre, quien, en su paso, ha ido borrando de la faz de la tierra todo aquello que ha considerado inútil o –más lentamente- lo que ha considerado útil. Los principios de la utilidad y la inutilidad son regentes de la clasificación en sus orígenes.
El hombre tiende a habitar en aldeas donde prácticamente todo está clasificado, calificado, valuado y medido. Siempre ha sentido la necesidad imperiosa de agruparse, de agrupar, de seleccionar. Las propias aldeas y ciudades son resultado de una serie de agrupaciones.
Somos, pues, como una sarna que avanza por la piel de un desdichado perro, una plaga pegajosa y corrosiva.
El arte –en sus años mozos- tenía un número más o menos limitado de clasificaciones, porque la historia se gestaba a una velocidad menos vertiginosa que hoy. Nuestra propia sociedad lleva un rumbo que es en sí mismo inclasificable. Hoy ha dejado de ser posible entrar en materias precisas sobre el futuro. La información deviene en cataratas todos los días, la producción de noticias sobrepasa las expectativas de la historia, los cálculos de Marx; las conclusiones de aquel anónimo francés dieciochesco que vio el mundo en el año 2440, como un tiempo en el que al fin los carruajes dejarían de salpicar de lodo los vestidos de las damas… el asombro de Valery por las dimensiones de la técnica...
Y aquello que nos fuera tan útil para englobar los pequeños universos de cosas que hay en el mundo, nos sirve ahora –en el verdadero mundo del capital- para seguir agrupando universos cada vez más microscópicos.
Lo inclasificable es en sí mismo una agrupación. La palabra es el principio clasificador, porque permite nombrar cada universo encargado de crear las realidades, y permite ponerle una etiqueta –luego entonces- clasificarlo. Hace años incontables parecía que todo era nombrable, tangible para la memoria; y había arquitectos, pintores, zapateros, carpinteros, escultores... ¿Pero qué pasa con aquello que –por más que busque- no consigue quedarse en ningún globo?¿qué pasa cuando no hay forma de insertar lo creado en ninguna de las manchas, de las agrupaciones? ¿Qué pasa con aquella cosa que no es ni planta, ni es bicho, ni es aparato, ni es una de las corrientes del arte, ni es juego, ni es en serio, ni está de moda, ni deja de estarlo?¿Qué pasa cuando no podemos definir el origen de algo o alguien?¿se vuelve extraño?¿freaky?¿clasificable?... Intentaremos –humana condición- encontrarle pronta y urgentemente, una clasificación.

lunes, 12 de octubre de 2009

viernes, 9 de octubre de 2009

Sombrero volador


Tris

Pienso en ti
y pienso ¡zaz!
La gloria lleva tu disfraz.
Encuentro la caricia, el beso

y pienso ¿qué fue eso?
y entre memoria y memoria
pienso ¡qué delicia!

Todo en un tris,
todo con premura
¡y qué perdiz!
¡y qué ricura!

Baladas de otros

Niña y pensamientos de luz
por Guillermo Samperio

Una niña de cabello dorado, de mirada de humedad sana, tenía en los ojos el color de la hojarasca que mitiga las preocupaciones y en sus pupilas se encuentra la solución del lirio magenta que explota en la corteza de un joven ahuehuete. A la infanta le llovían fragmentos violeta-azulencos de un árbol que se enredaba con otro y, aunque fueran dos, la gente del pueblo ondulado le llamaban la jacaranda. La niña no sabía si los pétalos azules eran de uno de ellos o los violetas del otro. Estaba segura, eso sí, de que al caerle las flores diminutas en el cabello, una luz lila se encendía en su pensamiento. Cuando hablaba, sus palabras iban coloreadas de un tono inexplorado, pero lo que llegó a preocuparle fue que la gente podía leer sus pensamientos, como se aspira el hueledenoche sin tener que aspirar. Su cabello tenía la desenvoltura propia de amanecer un día pelirrojo, o castaño, o rubio, o negro, o con rayos dorados y canela, a veces lacio, o esponjado, con rulos, o volado, o casi a ras de cabeza, o de otros colores como azul, rojo, violeta, morado o simplemente con los pelos parados.
Pero al notar que su pensamientos se podía leer como lumínicos globos de comics, eligió esconderse en un sótano, cubriéndose la mirada con mechones de pelo, pero uno de sus pensamientos luminosos, como de luz de neón cárdena, le dijo: “Cada uno se preocupe de lo suyo: el árbol de su arboreidad, la roca de su mineralidad, el autonombrado homo sapiens de su homosapiensidad". La niña estuvo, durante el ocaso, meditando en aquella idea que le vino sin que ella tuviera la voluntad de pensar y, apenas había caído la bola anaranjada tras los montes azul oscuro y grises, se puso de pie y se reacomodó el pelo de tal forma que se notaba a la perfección su cara oval en torno a sus chinitos. De inmediato, se desarrugó su vestido de lino sepia y salió a deslumbrarse con una enorme luna llena.
Recordó la historia de Gung-thang, el maestro tibetano del siglo dieciocho, contada por su abuelo: “Cuando le preguntaron al maestre el motivo por el que había dejado de leer libros, respondía que seguía leyendo, pero ahora el silencio de las flores, el de los zorros que pasaban por su casa a pedirle agua con un movimiento de cola, los ojos de los discípulos que habían estado con él, los pies de las mujeres que caminaban descalzas; que había aprendido mucho de los árboles y de las palabras invisibles que surgían cuando los nenúfares se abrían. Que por más que alguien quisiera no se podía saber todo y él, después de haber leído tantos libros sagrados o mundanos, se había dedicado a lectura de las cosas del mundo y el cielo”.
El abuelo fumaba su pipa y, aunque se hubiera acabado el tabaco, él seguía fumando y la infanta no entendía cómo era posible que el viejo lanzara volutas de nube blanquísimas si la pipa se encontraba apagada. Golpeaba la pipa contra una de sus botas y proseguía la misma historia: “Por ejemplo, Gung-thang decía con verdad que un árbol nunca era el mismo de un día para otro, aunque por costumbre las personas así lo creyeran. Una jacaranda, dijo, siempre es otra al amanecer, como las personas. Pero la gente se ve al espejo desde temprana edad y ve a diario una misma cara, hasta que un día la enfermedad le muestra, de golpe, los cambios que se fueron juntando día con día durante tantas décadas y se sorprende. No se dan cuenta de que desperdiciaron la oportunidad de verse distintos cada mañana y se quejan e insultan a los que habitan arriba de las nubes; la desgracia no es que se mueran, hija mía, sino que fallecen siendo los mismos que vieron por primera vez en el espejo. Ahora mismo leo lo que me dice ese hueledenoche que no huele porque es de día, pero leo el silencio de su aroma”.
El abuelo seguía lanzando volutas de humo inexistentes y concluía: “Si te paras a pensar, muchacha, los autonombrados seres humanos, que mueren sin leerse cada día, terminan siendo homos non sapiens. Eso lo digo yo”, afirmó el abuelo, “pero algún día habrá un suceso maravilloso que, más tarde que temprano, los hará pensar sin que se esfuercen en pensar. Algunos tienen una mente tan activa, que a veces desean dejarla, por las noches, en el buró, como yo dejo mi dentadura postiza dentro de un vaso de agua con violeta de genciana. Pero prefieren volar con sus pensamientos, que hacer una lectura de sí mismos a diario”.
A la infanta nunca se le olvidó aquel regalo del abuelo y, al mirar la luz intensa de la luna, entendió al fin aquellas palabras que poco o nada había comprendido la primera vez. Desde que salió del sótano y sus ojos empezaron a leer las cosas, o vestigios de cosas, que habían cedido sus antepasados más antepasados, empezó a haber gente que se preocupaba por los otros, pero también pusieron atención en lo que pensaba en tecnicolor la niña. Otros agradecían los pensamientos luminosos y empezaban a encargarse de sí mismos aunque les costara mucho trabajo descubrir los cambios que había en ellos a diario, pero no tardaron demasiado en empezar a leerse día con día. La niña de pelo rojizo enchinado pensaba, cuando descubría a alguien leyéndose en su espejito, que la persona estaba recuperando su homosapiensidad.
“Lo más importante”, le había dicho el abuelo, “es que si logran la lectura de sí mismos, su forma de proceder cambiará y, en lugar de andarle diciendo a todo mundo qué debe hacer, los lectores de sí mismos hablarán más con sus actos que con sus bocotas. Y entonces”, afirmaba el abuelo, arropado en humo incoloro, “se transformarán en personas atractivas para los demás, pues dirán de manera silenciosa su humildad, su amor, su dicha y la utilidad de su vida para con los otros. Con su obrar y su hacer, no con discursos ni escaleras inútiles de lenguaje, morirán en silencio, sin lamentaciones, sin insultar a nadie de arriba ni de abajo. Pero morirán en el momento oportuno que ellos leerán en sus ojos, para tener tiempo de despedirse y de perdonar. Sus más cercanos los llorarán pero con sosiego, harán el luto pero con agrado, algo así como una tristeza feliz, ¿por qué no? Ya llegará el milagro, muchacha”.
La infanta recordó la muerte del abuelo y cómo se fue despidiendo; hasta le dio el perdón a don Fermín que le había dado un balazo en la madurez por un problema de tierras. Mucha gente de la familia no entendió el funeral que su abuelo quería. Aunque todo dios iba y venía, se desmayaba y se des-desmayaba, entre lamentos y chillidos vergonzosos, ella se asomó a la ventanita del féretro y, sin que nadie se diera cuenta, descubrió una media sonrisa en el anciano, quien le guiñó un ojo a su nieta desde el lado de la muerte viva, como la niña pensó. Ella se abandonó a una congoja plácida; ahora lo reconoce aunque dos años atrás esa actitud de tristeza feliz la hubiera avergonzado.

lunes, 5 de octubre de 2009

¡Ay!

¿Qué será?
¿qué será
que es un bledo
de repente y de repente
se convierte
en ardiente deseo?
¿Qué será
que me dan ganas
de untarle repelente
y luego
me dan ganas
de untarle el vientre,
hasta que le salgan canas?

Zigma, Ideas para mañana, por Ibero 90.9 de FM (yeha!)

Todos los lunes a las 4:00 PM.
Visita http://www.ibero909.fm/

domingo, 4 de octubre de 2009

No quedó ni una

No quedó ni una,
ni bonita,
ni fea,
na y na,
nanay,
ninguna.
Ni una
mujer quedó
en esa ciudad,
ni felicidad,
ni caderas,
se las comió
la verdad.
Ni una nena
queda
en esa ciudad
donde se apostó
severa
la masculinidad.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Balita

El acercamiento de Gerzon a la belleza es bastante complejo; tiene una capacidad de observación tan meticulosa que a veces sus monólogos son exasperantes, puede pasar varias horas como una ametralladora de datos cuya conexión radica en su observación de la belleza. Como ha consumido considerables cantidades de alcohol y otras drogas, supone que su experiencia del entorno es parte de un proceso tóxico, por decirlo de alguna forma, pero la realidad es distinta, todos los pequeños poseen una alta capacidad de concentración y observación, que para los normales representa únicamente un síntoma obsesivo: “Cuando era más joven me salía de la escuela y tomaba el camión, me apartaba a dos horas de distancia de la ciudad, me echaba alguna sustancia en el despoblado; mi principal diversión era buscar insectos, los observaba durante minutos que me parecían eternos, muchos de ellos se quedaron en mi cabeza sin que hubiera fuerza posible que los sacara y siguen ahí, al igual que todos mis minutos eternos. Me topé con una hormiga roja; su textura era aterciopelada; te lo puedo jurar, y de un rojo intenso y alegre, tenía unas molduras negras como patas y un círculo negro en el lomo. Su recuerdo sigue atribulándome la cabeza ¡y ella prestaba a mi presencia sólo la misma atención que me hubiera prestado un martillo!, pasó por encima del palo y de la hojita verde, donde posó para su foto eterna. Una vez vi una mariposa de alas azules, un holograma de espiral en cada una, el holograma en un color cobrizo; ni durante mis viajes de ácido he visto algo mejor.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Mariposa en ahuehuetito


Tomó el camino chueco

Qué impulso
tan osado
lo ha llevado
por caminos
tan temibles
y escarpados.

Cuán sórdidas pesadillas
ha encontrado
por el lodo
y la inmundicia.
¡Y el que iba por caricias!

Llantos, furias,
golpes, latrocinios,
tristes designios
del mal aventurado.

jueves, 27 de agosto de 2009

Narciso de ojos perennes

Soy del espejo negro.
Soy del hombre
frío y hermoso
que se detiene silente
a reflejarse
en mi pozo.
Sólo me veo a través
de su lente sigiloso.

Soy de un Narciso perenne
que se mira
en aguas congeladas.

Soy del espejo negro.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Canción del altavoz (Fragmento)

No debes preocuparte
si tu aliento
es desagradable.
Come todo lo que puedas,
que ahí viene otro balde.
Si no devoras
te irás al infierno
más cobarde
y no mirarás
el culo prodigioso
que defeca sobre ti,
que llena
el dulce pozo
para ti,
para que vivas,
para que te alimentes...

martes, 25 de agosto de 2009

Actor congelado

El hielo anega
su tragedia.

Perentorio
y extinto:
no puede actuar
como los vivos.

En su muerte atónita
repite los gestos
del eterno monólogo.
Espejo de su vida
mentirosa.

Hay un signo (Fragmento de corrido)

La mala voluntad
da su golpe
y se fortifica.

Qué pena da el signo
del misógino,
patético y retrógrado
que al homosexual
y a la mujer
ve con violento desagrado
y al violador
trata como hermano.

viernes, 21 de agosto de 2009

Only you, baby

El ahuehuete y el tejo

El primer dios Odín permaneció pendiente de cabeza en el árbol del tejo durante nueve largos días de divina revelación. La sangre acumulada en su cerebro trajo consigo el caudal del conocimiento rúnico; aprendió el arte de escuchar los regaños que la naturaleza le confiere al hombre. Es interesantísima la relación entre el dios Odín y la carta del tarot de El Colgado, por las implicaciones ampliamente eróticas del signo: “..el que pende de cabeza”. Nos hace pensar pues, en Odín, como un dios de naturaleza muy varonil.
Las runas se escriben en la verde pizarra de los bosques; son letras, un sistema alfabético capaz de generar las peores catástrofes o de traer la felicidad y la prosperidad. El aprendizaje de su manejo hizo fundar la escuela druídica, destruida en su totalidad.
El árbol del tejo es muy longevo. Su alta venenosidad le ha conferido una gran resistencia y lo hizo un árbol muy temido. Es de muy lento crecimiento y por tanto necesita espacio para crecer en solitario, lejos de la sombra asesina de otros árboles que crecen más rápido, por tanto genera un suelo inhabitable para otros especímenes. Pese a su venenosidad produce unas intensamente rojas frutillas comestibles.
Para la cultura nórdica las raíces del tejo son capaces de beber la hierofanía divina de todos los planos de la tierra y del cielo.
El tejo es un árbol muy similar al ahuehuete, también llamado ciprés del pantano o ciprés calvo. En mi pragmática observación de los árboles no he podido encontrar razón suficiente para denominar al ahuehuete de estos otros dos modos, salvo que, como el ciprés, es un árbol sagrado y posee hojas del tipo taxus. El aspecto de un ahuehuete es muy distinto al de los cipreses que yo conozco.
Existen aun algunas especies de longevos ahuehuetes en la zona de Texcoco, los cuales fueron sembrados en gran número por el de veras grande Nezahualcóyotl.
El famosísimo árbol del Tule es un ahuehuete y no un hule, y no se trata de un sólo árbol, sino de tres árboles fusionados. No se nos puede olvidar, además, que es una especie mexicana.
Si el árbol del tejo fuera una persona, sería un enano nativo de la tierra de los gigantes. Si el ahuehuete fuera persona, sería un hombre de estatura media, también nacido en la tierra de los gigantes. Ambos tienen la piel clara y la barba crecida, uno la tiene rala, el otro abundante.
El ahuehuete y el tejo son dos árboles distintos y parecidos entre sí; ambos son árboles sagrados, ambos son muy longevos, son taxus y tienden a engrosar sus troncos; el ahuehuete es caducifolio, el tejo es perenne, los dos provienen de tierras distantes entre sí, y sin embargo son parecidísimos... ¿porqué? Ambos representan lo sagrado en civilizaciones que fueron exterminadas por el cristianismo. En ambos sistemas de creencias se contradicen radicalmente los fundamentos del cristianismo, ambas tienen en su culto el sacrificio humano, ambas sociedades sufrieron genocidio, en ambas se tiene a los entes de la naturaleza –tan devastados por nuestra cristiana sociedad- como entes a cuidar, a adorar y a temer.

Página Rosa (1990)

El príncipe azul
inventa historias
sobre mi voz extinta,
mi voz desconocida.

Mi príncipe
muere por su dama
y por su fama,
se suicida.

Mi hombre arrancó
mi nombre
de la pagina rosa.
Se liberó,
se aprisionó,
se iluminó...
se revolcó
en su melcocha
y en su jaculatoria
de la risa loca.

martes, 18 de agosto de 2009

Balita

En Amazon party
Había tantos bosques, tantos lagos, tantos paraísos aun no comprados por los sirvientes de Golina que los habitantes de Medalla tendrían la posibilidad de poblar muchos de ellos. Hasta entonces los gobernantes de Medalla no se habían dado a la tarea de embellecer su ciudad de ninguna manera. Habían permitido que grandes cinturones de miseria se crearan en los alrededores, no habían sabido darle a sus habitantes una vida decente. El modelo golinense les era inalcanzable. Se habían negado toda posibilidad intelectual de planear un proyecto de tales magnitudes como implantar de una vez por todas la dignidad en las calles: El medallense no era merecedor de esa implantación. Les parecía que transformar los cinturones de pobreza en dignas ciudades compactas era demasiado trabajo para una masa de inmerecedores. Mirar la dignidad perdida de Medalla les parecía imposible porque tenían sus ojos de ratón puestos en la cola del león decrépito de la corrupción.
Una vez asesinados todos los habitantes del castillo, Cinch y yo reinaríamos en un imperio que abarcaría los territorios unidos de Medalla y Golina, ambas ciudades entrarían en un periodo intenso de transformaciones.
Los cinturones de pobreza de Medalla desaparecerían del mapa, se transformarían en una mancha urbana de color blanco que podría verse desde el cielo como el mismísimo paraíso en la tierra. Las calles estarían habitadas por hombres y mujeres perfectos, la perfección de nuestros medallenses no tendría nombre ni raza, ni posición social, ni preferencia, la dignidad sería cosa de todos y todos tendrían derecho de disfrutar la Arcadia recuperada: Un único territorio que abarcaría desde la ciudad más rica y perfecta, hasta la más caótica y violenta.
Se cultivarán las artes y la belleza sobre todo, y los habitantes hermosos de Golina les enseñarán a los de Medalla cómo es exactamente que ellos lograron volverse tan perfectos. Tendrán que rendirles cuentas de todos los pasos a seguir para convertirse en beldades inalcanzables. Si lo hicieron matando, robando; si lo hicieron cometiendo inenarrables crímenes que la historia no niega, no olvida... Si lo hicieron a base de succión... Tendrán que responder: ¿Es el resultado del vampirismo más atroz la perfección? ¿Porqué los medallenses son tan pobres? ¿por qué hay medallenses que son, a su vez, tan ricos como ellos? ¿por qué deseando tan hondamente la justicia y la paz han permitido que se desate la catástrofe? ¿porqué, si son tan listos, han permitido que yo me entrometa en sus entrañas, han permitido que yo me expanda subterráneamente hasta llegar a sus tripas, hasta trazar un camino de cables en el interior de esas tripas: cables de una fibra especial que sus estómagos corrosivos jamás serán capaces de digerir?¿Cómo siendo tan listos como son, siendo tan perfectos permiten que una hija de nadie llegue hasta sus entrañas y las haga trizas?¿Cómo fue que aquella simplísima enseñanza de Cinch –“Nunca debes olvidar que la materia se transgrede con mucha facilidad, saberlo cambiará tu vida, la mía, la vida del mundo”– me enseñó a destrozarles las tripas?
Gracias a mi trunca carrera como amazona pude dar con el conocimiento de la transgresión de la materia, pude llegar hasta Cinch aun siendo una impedida, una recluida. Desde mi consciencia le fui dictando a mi amada las palabras que fluían de mi corazón. De mi corazón ignorante saqué las palabras necesarias para convencerla de matar al Semental. Antes yo maté a mis bellos amigos de la lavandería, del cuarto de armas, de los pasillos de la cocina. Y mientras ella, -con todo su inmenso poder de amazona enfurecida- seguía el dictado de mi corazón transgresor en el rincón palaciego de Golina yo asesinaba a todos los poderosos de Medalla, que eran pan comido al lado de los sirvientes de la lavandería. Esos hombres poderosos que en años habían hecho caso omiso a la furia desatada en largos kilómetros de desolación y pobreza, (a la luz de la plaza pública de Medalla, ahí, exhibidos, cuan largos eran, cuan apretados eran sus cinturones) fueron pan comido para mi.

martes, 11 de agosto de 2009

Hoy a las 11:00 am, por DFM, en Ibero 90.9 de FM

Para hablar sobre la revista Cultura Urbana y su número 24-25
Edificios, paisajes emblemáticos.

domingo, 9 de agosto de 2009

Amuleto y repelente

Tengo una memoria
desaparecida,
su ausencia me llena
con un hueco terrible.

Siento caer
dentro de mi cabeza
peregrina maldiciones,
hechizos, vampirismos…

Siento los moscos beber
la sangre de mi sesera,
y los aplasto
con un golpe de olvido.

Cuando a punto estoy
de fenecer
por un embrujo
viene la amnesia
a rescatarme
y todo es nuevo.

Mi desmemoria
es a una vez
dolor constante,
amuleto
y repelente.

domingo, 2 de agosto de 2009

jueves, 30 de julio de 2009

Volver al hogar (De Emilio Zomzet)

En Cultura Urbana de J.P de la Colina
Retomar mis tareas de costura y bordado es desde aquella maldita liberación un sueño imposible. Mi profesión me absorbió la vida como una plaga centenaria de rémoras, ojalá pudiera volver al macramé. Aquellas labores mujeriles que tantas y tantas veces desdeñó mi marido, eran lo mejor que yo podía hacer.
Si me preguntaran ahora, preferiría ser la mujer que aprendió a cultivar las plantas y a alimentar el ocio de los hombres, que volvió al hogar y crió a sus hijos, que por su maternidad fue vituperada y bendecida. Yo preferiría dedicar mi vida al hogar mientras mi marido trae el sustento y yo dejo de preocuparme por fruslerías, dejo de perder mi tiempo en la oficina.
Aprovechar la tecnología que ellos inventaron y escribir varios libros en una veloz computadora, desde mi casa, inventar un par de torres que superen a las Petronas, confirmar decisiones estratégicas desde el teléfono de la cocina, además de inventar métodos de seducción para divertirme con mi marido, es todo lo que yo quisiera hacer… y aquí me ven, confinada en esta ridícula oficina, en esta estructura edificada sin el menor gusto, con una bola de compañeros flojonazos, insufriblemente apegados a la música que promueven las principales televisoras, al gusto por hablar mal del prójimo y tonterías inimaginables… ¿qué clase de liberación es esta?
Sustituir al hombre en este sistema inventado por los hombres, de cuyo statement general actual gracias a dios no se nos echa la culpa a las mujeres, (una calumnia más sería insostenible) me parece una total contradicción.
Los hijos suelen ser ejemplares cuando una buena madre los sabe educar; en estos tiempos tales casos se dificultan, los niños se vuelven drogadictos y rateros a la menor provocación. Desde que vino esa mentada liberación las madres han desaparecido de sus hogares y los niños andan solos… bueno, desde mucho antes se ha visto la figura de la mujer a la que se le negó el estudio, a la que se le negó la liberación, madre soltera de bocas que alimentar, de niños que se quedan solos en las casas y que más tarde se convierten en delincuentes.
Por desgracia, y me toca decirlo, las mujeres han sufrido tantas vejaciones en sus casas que prefieren salirse de ellas. Luchan desaforadamente por hacer una carrera que les dé independencia económica y tiempo para estar en la calle; la integración femenina a la burocracia tiende a generar un caos social, aunque no sabemos si las consecuencias de éste a largo plazo sean del todo maléficas. Generación tras generación escucharon al hombre cernir maldiciones y temores sobre la figura femenina, echar por la borda la importancia de las labores mujeriles, de las cuales siempre se expresó con desprecio. Filósofos altamente respetados imprimieron en sus libros inmortales una serie de infundios y supercherías sobre la inferioridad de las mujeres… las labores mujeriles son la cocina, la costura, la maternidad, la educación y crianza de los hijos, el hogar, la generación de arte e ideas, la fundamentación de una sociedad equilibrada y justa, respetuosa de la naturaleza y de las diferencias raciales y de género… juzguen ustedes si estas tareas son despreciables. Yo, en lugar de todas las mujeres me amarraría los pantalones y volvería al hogar, dejaría de perder el tiempo en la oficina, lucharía desde mi trinchera secreta en contra de este sistema sin remedio que inventaron los hombres. Publicado en Cultura Urbana.

lunes, 27 de julio de 2009

Unos y otros II

Uno;
el que me niega,
–aun no sabe porqué-
quedará pasmado….
Otro,
el que me lleva,
sentirá
que se le estruja algo,
pero no sabrá qué…
Uno más,
el que me habla,
dirá algo
sobre lo que sólo
sabrá ligerezas…

Otro –el mejor
de mi vida-
el que siempre sabe
y tiene un poder único,
no sé lo qué hará.
Sé que yo navegaré
como una resignada
e inútil pasajera,
sin conocer las orillas;
será mi tripulación perpetua
y lo amarraré
como un fardo
a mi espalda.

El otro amigo,
el que se embarcó
fallidamente y sin remedio,
se alegrará,
y mostrándome
una sonrisa desdentada
y carcomida
por el sol y la sal,
no sabrá nada.

Uno,
aun más otro
que los otros,
más uno
que los unos;
a quien envío
mensajes en
las botellas
que mi fardo vacía,
sabrá entonces.

Canción de Colón (Fragmento)

“Más allá
existe un mundo
donde las ciudades
se edifican con oro,
las huertas están
rebosantes
de fruta madura,
de semillas dulces
y hierbas sabrosas
y en sus árboles
anidan
aves preciosas.”

miércoles, 22 de julio de 2009

¡Ya salió!

El número 24-25 de la revista Cultura Urbana.
Edificios, paisajes emblemáticos
Participan, entre otros escritores: Guillermo Samperio, Mónica Lavín, Ana García Bergua, Ernesto Lumbreras, Sergio Raúl Arroyo y Magali Tercero

¡Ya está en plena circulación!

Apuntes y errancias, de Mónica Lavín

El último libro de la Colección Cultura Urbana Libros,
que edita la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

lunes, 6 de julio de 2009

Vertical

Como una torre
sobre las calles
de una ciudad
poblada por
transeúntes
que se venden
a gritos
en una misma
lengua,
echaré cimientos
y me elevaré
hacia el silencio.

domingo, 5 de julio de 2009

¿Cuál era la utopía de los babelianos?

Quizá la torre de Babel fuera la representación de un mandala universal, o la mejorada versión del monte Ararat o fuera sólo un edificio desmesurado ocurrido en la primera mente egocéntrica del mundo, recinto sagrado o lugar de combate contra los cielos...
A partir de la llegada de un grupo de hebreos a Babel -con el objetivo de remozar la ciudad-, el mito de la gran torre corrió por los pueblos y se insertó perennemente -con amplias variantes- en la memoria histórica de todos los pueblos.
El registro de un gran diluvio universal, según Emmanuel Anati, se encuentra en casi todas las culturas: Desde África hasta América, en Irlanda, en medio Oriente... La cultura judeo cristiana lo difundió a través del pasaje de Noé, que salvó a las especies y a los hombres con quienes encalló sano y salvo en el monte Ararat.
Para vencer el miedo al cataclismo y sortear a la divinidad capaz de provocarlo, los asirios construyeron la torre de Babel. Sobre ella descansaba –además- un recinto para albergar la unión de un hombre –el rey asirio- y una diosa, misma que habría de sellar un pacto que perpetuaría la vida humana sobre la tierra.
Aquella torre de dimensiones estratosféricas pretendió ser más alta que el monte más alto que alcanzara el segundo diluvio universal. Sobre los cimientos en forma de sartén cuadrado que la fundamentan queda el rastro de una cultura primigenia, de una lengua y una sola raza que pecó de soberbia: que se inconformó con el orden divino.
¿Qué quisieron los Babelianos? Una ciudad, una construcción muy alta que les diera fama, pero además desearon –según otro mito hebreo- tener un punto estratégico para que las lanzas humanas alcanzaran el cielo contra el cual emprendieron una lucha que los llevó a la debacle total. Cuando los hombres, apostados en la cima de la torre, tiraron sus lanzas contra el recinto divino, éstas regresaron bañadas en sangre, motivo por el cual se creyeron capaces de asesinar a todos aquellos que estuvieran allá arriba. De inmediato Yahvé (antes de ser apenas ligeramente herido) generó una catástrofe; para vencer y castigar a los hombres, los diversificó, los dividió y este principio generó la multiplicidad lingüística que acabó por dispersarlos totalmente.
El tema de la Arcadia (situada geográficamente en Grecia, antiguo pueblo de pastores que fundó una confederación de tres repúblicas independientes de Esparta) ha generado reacciones en el arte de todos los tiempos, la Arcadia ha pasado a ser el paraíso bucólico de la literatura. Tan recurrente como la Arcadia es la tierra de Utopía engendrada en la mente de Tomas Moro… la torre de Babel llegó a estar tan de moda que sus distintas representaciones se reprodujeron en las primeras imprentas que existieron, durante varios siglos, miles de veces.
Babel fue la ciudad inconclusa de quienes se creyeron capaces de construir un recinto más potente que el otorgado por Yahvé: un recinto donde el cataclismo no pudiera vencer.
La humanidad, dirigida por una sola lengua, por esta suerte de hebreo, esta especie de esperanto, de lengua franca que es el inglés actual; por la globalización y otras astucias de la tecnocracia, reconstruye una y otra vez su gigantesca torre de Babel.

viernes, 26 de junio de 2009

Errata


Percibo la abundancia como un puñado de flores, o como la copa aromática de un floripondio.
No veo en la riqueza al demonio, sin embargo veo que la abundancia, paradójicamente, ha terminado por lanzar al vacío a toda la humanidad (incluso a aquella que no vive en la abundancia).
Todo lo que no es poesía es errata y en lo humano encuentro cada vez menos poesía y más error, cada vez más y menos todo, más abundancia y más vacío.
No puedo entender el ritmo desmedido de la sociedad que jamás acaba de derramarse como una plaga gris que aniquila los jardines. Temo a la grisura.

domingo, 21 de junio de 2009

Cadáver en traje de domingo

Para Kelly
Es más bello que el muerto
más bello del mundo,
a García ahoga
con su gracia
y al más galante vivo
hace ver como un inmundo
ante su cutis
de muchacha en misa
de domingo,
rosado como ala de flamingo.

Su frente es tersa,
como melocotón,
su mentón es liso
como recién afeitado,
tiene los párpados
mórbidos iluminados…

domingo, 14 de junio de 2009

viernes, 12 de junio de 2009

Soberbia e histeria

A veces me acuesto
sobre mi misma
y miro al suelo.

A veces miro
los ojos transparentes
de un muchacho.

A veces veo más allá del suelo
y encuentro una tarima,
un tinglado
y pienso que un día
los actores de allá arriba
seguirán mi dirección.

Pienso que el muchacho
de ojos transparentes
será actor de mi reparto
y que yo lo pondré a actuar
un guión de una sola palabra:
- Ámame.

domingo, 7 de junio de 2009

Balita

La Arcadia destruida y yo en mi momento cumbre

Epílogo de Amazon Party.
Destruir la Arcadia parecía más complicado. Reconstruir la Arcadia ha sido imposible. No me ha alcanzado la vida ni la fuerza para lograrlo. Destruir es demasiado sencillo.
Cuando al fin mi sueño dorado de tenerla en mis brazos se convirtió en una realidad, empecé a darme cuenta de cuan brutal e imperfectamente posible era. Entonces, como hiciera en los sórdidos tiempos del Amazon, me dediqué a violentarla, a debilitar su ser hasta conseguir demostrarle que al menos en un brevísimo periodo de nuestras vidas, yo era más fuerte y más poderosa que ella. Convertí a Cinch en una piltrafa igual a mi, la puse a mi altura y luego mucho más abajo.
Entre las dos jamás podríamos pagarle a la naturaleza por la muerte de todos aquellos hombres hermosos habitantes de Golina. Tampoco nos alcanzará la vida para reconstruir los bosques, los jardines, los edificios. Tampoco podré devolverle la vida a los animales, a las aves multicolores.
La Arcadia encendida retrató el momento cumbre de mi vida. Ser autora de aquella destrucción fue mi destino existencial.
Mi vida ha sido, por cierto, una basura.
Hoy que disfruto lo más que puedo estas pausas de la vejez, todavía llevo en la sangre el recuerdo de la sangre, los estallidos, la muerte, el poder delirante de mi amor, que al parecer se consumió en unas cuantas horas. Después de aquello escuché los estallidos día tras día, hora tras hora en mis oídos, y como un tinitos intermitente se quedaron en los latidos de mi corazón.
De ahí en adelante me volví violenta a corta escala, empecé a golpear a quienes estuvieran a mi alrededor, a Cinch, a los escasos amigos que poco a poco se fueron yendo. Una vez destruida Cinch también se fue, y hasta ahora no he vuelto a amarla, aunque la imposibilidad de volver a verla, le brinda cierto encanto a su recuerdo.

sábado, 30 de mayo de 2009

Corrido urbano

Era un barrio circundante de
alguna ciudad latina:
un caserío con baldíos.

Una vecina parada
ante mi ventana
me avisó
que mi hombre
me había estado buscando.
Entonces su rostro
recorrió mi memoria;
hace tanto
que no lo veía.

En uno de los baldíos
jugaban dos niñas.

De pronto
dos estallidos dejaron en llamas
la casa contigua
y las niñas corrieron
hacia mi.

Las abracé
y pensé en el enamorado
que las engendró.

En mi casa
se oyeron disparos;
con ellos la luz intermitente
de un rostro ausente
al que eché del vecindario
hace tanto tiempo.

viernes, 22 de mayo de 2009

Carta a mi amigo infinito

Infi:
Tengo que hacerte una pregunta, pero al final.
Tuve una discusión con ella: de esas en las que muestro qué tan buena puedo ser para decirle sus verdades, de las cuales tendrá que acordarse antes de cruzar el purgatorio. Una mujer que no es ni mala ni buena, pero que sabe focalizar su odio hacia una parte hipócrita y velada de su ser y derramar su bondad sobre dos o tres pasiones enfermizas.
Hay mucha gente a la que le cuesta trabajo hablar de lo importante y decide apretárselo en el pescuezo toda su vida antes de decirlo. Yo no: si la hipocresía o la falta de verbigracia me impiden decirlo, al menos lo escribo, y con todas sus letras. Me ha alejado de todos, pretende fingir -como muchos- que miento, que invento historias, aunque de esas historias que yo invento prefirió no hablar nunca, ni enterarse.
Mucha gente habla (qué desgracia) mal de los demás. Hablar mal de los demás lo deja a uno mal parado en los círculos sociales, por eso, cuando hablo mal de alguien lo hago por escrito y en silencio: son tantas las cosas malas que he tenido qué decir sobre las personas que mi obra literaria está a punto de superar mis propias y dilucidables expectativas.
Infi: las preguntas se han duplicado a estas alturas: ¿Uno sólo debe responder cuando se le hincha la gana?¿es que una persona desesperada --como yo- no merece recibir más que respuestas que insultan, respuestas silenciosas y sonrientes, hipócritas?
Como si se tratara de un ritual se puso a discutir por lo del viaje. Lo hace siempre que viajamos y es exasperante. Todo había estado bien -gracias a mi paciencia y resignación- desde hacía incluso meses. El caso es que en plena discusión perdí todo el hilo de unas seis horas continuas, perdí mi memoria inmediata.
Ahora estoy reconstruyendo esas seis horas.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Tirada de la entrada en la fortaleza


Gebo, Ken, Algiz, Uruz
La tirada tiene al abedul y al olmo como árboles regentes. Estos representan a la nobleza. La presencia de la primera runa (Gebo) se liga a la hospitalidad y la bonanza, también a la celebración. El siguiente signo (Ken)representa las puertas o los resquicios donde entra la luz o bien a los rincones oscuros donde se ocultan malos augurios; en esta tirada –por la posición de la runa- lo que se vislumbra es un espacio luminoso. Posteriormente está un guardián (Algiz). La siguiente runa (Uruz) es la puerta de la fortaleza.

jueves, 14 de mayo de 2009

Mail a un amigo anónimo

Me gusta la figura del individuo que pasa de la normalidad al estrellato. Me inquieta el tópico de la fama y me parece ver al anonimato como una idea reconfortante. El texto te transparenta, creo, intuyo, y como aquello que transparentas, -tras el ligero tejido de un negligé negro- me gusta, pues me gusta tu texto. Está mejor escrito que los primeros que te he leído. Estoy segura de que tus lecturas se han incrementado en los últimos años. Yo que te he seguido como un perro a su dueño, puedo decirlo, jaja.
Es para mí una delicia escuchar tu voz en mi teléfono, me siento honrada, lástima que yo no acierte nunca a decirte nada de lo que realmente quiero decirte, jaja, soy una torpe. Tengo al menos la esperanza de redimirme un poco con la escritura.
El otro día Vicente Leñero (durante un café en el que me sentí completamente honrada y sin nada qué decir) hablaba a Juan José y a mi sobre un tópico: uno no puede evadirse de la persona, del conocido, cuando conoce al escritor. En mi caso aquellos conocidos a quienes considero más entrañables se han dejado transparentar con la escritura, a través de mails, blogs o libros.
Es la escritura la forma del arte que me ha seducido más porque soy una encueratriz frustrada. La escritura es una forma de desnudez, y aunque el escritor se niegue a sí mismo una y otra vez en cada uno de sus personajes, le resultará imposible no forzarlos a pasar por el filtro de su propia conciencia desnuda.

martes, 5 de mayo de 2009

lunes, 4 de mayo de 2009

Canción de cuna infinita

Este arte pío
que yo escribo
es para honrar
tu recuerdo.

Quédate quedo,
calmo y callado.

Cuando llegue
el sin fin,
infinito mío,
no tengas miedo,
que en mi cuartito
voy a arrullarte.

Este arte pío
que yo cultivo
es para bajo la tierra
guarecerte.

Quédate quedo,
calmo y callado.

Cuando llegue
el sin fin,
infinito mío,
en mi rinconcito,
voy a abrigarte.

Son

Son
por una acción involuntaria.
No es que quieran ser
sino que son
sin poderse evitar,
sin poder detener
los choques perpetuos
contra sí mismos.
Son
nada.

miércoles, 29 de abril de 2009

Mañana por Ibero 90.9, en DFM (11:00 AM)

Desde el exililio, platicaré con mi adorado Agustín Peña sobre los demonios reclusorios de la influenza.

lunes, 27 de abril de 2009

Balita

Cada vez entiendo mejor, conforme el vicio se va comiendo mi respiración, que las palabras son aire y escribirlas polvo. La palabra es mentira.
Si me cuestiono sé que a nadie deberían importarle mis palabras. Escribir es el más profundo absurdo en el que me he metido. (En Tina o el misterio)

Ando callada y desaparecida

No vale la pena
hablar siempre de lo mismo,
y sin embargo es imposible
no hablar siempre de lo mismo;
hablar, pues, no vale nada.

Si yo pudiera
escribiría
sobre los desaparecidos,
pero ya no puedo
porque estoy secuestrada.

¿Y qué sentido tiene,
además,
si una palabra
es incapaz
de pagar un rescate?

Estoy lejos
y no hay poderosa suma
que me haga
venir.

He desaparecido.

¿Y qué sentido tiene
escribir o hablar
si la palabra es mentira?
La palabra nunca será silenciada
Sharenii Guzmán

domingo, 12 de abril de 2009

Balita

“Cuando Plop se sumergía sus piernas parecían dos alargadas salchichas muy doradas por el sol, su traje de baño, rojo sangre, se distinguía desde la terraza de mi departamento a la orilla del lago. La primera vez me pareció una fresa que saltaba ágilmente desde el trampolín y luego emergía del lago. Una fresa con senos en forma de carnosas fresas.
El amor de Plop hacia Fofi, su hermana, había adquirido matices de perversión, sentía un resquemor insano hacia todo muchacho que se le acercaba, no sabía si esos celos eran por los muchachos (aun no sabía si le gustaban) o por Fofi, que les sonreía coquetamente, dejándolos anonadados y se olvidaba de ella.”
En Las Chicas del lago del autor nojuego Emilio Morten, mi desdichado alter ego.

domingo, 5 de abril de 2009

Otro asunto íntimo

He sido discreta en cuanto a mi vida personal. Pero suele ocurrir en estos pueblos mexicanos donde la vida me ha llevado y traído, que una mujer sola, de aspecto, color y forma siempre cambiantes, que va y viene con pequeñas prendas en un cuerpo pequeño y que de pronto se queda inexplicablemente encerrada en su casa y de ahí no sale en varios días, sea objeto de habladurías. De todo me inventan, pues, en los pueblos mexicanos que esta mala fortuna (que me tiene amargada) me ha dado como hogar. Íntimamente soy una escritora y a veces me aburro y brincos diera por ser lo que la gente de mi pueblo me inventa.
Para ser escritora, según yo, hace falta ser escritora. Se dice que hace falta tener lecturas, experiencias, mundo... Empecé a escribir poemas desde los cinco años (una edad en la que hasta el papel en blanco es un misterio) y eso que todavía no sabía ni escribir.

sábado, 21 de marzo de 2009

Dos tipos de chica

I
Alabanza a la mujer ejemplar
(Todos los días leo un pasaje de la biblia y este es el de hoy)

Mujer ejemplar no es fácil
hallarla;
¡vale más que las piedras
preciosas!
Su esposo confía plenamente en
ella
y nunca le faltan las ganancias.
Brinda a su esposo grandes
satisfacciones
todos los días de su vida.
Va en busca de lana y lino,
y con placer realiza labores
manuales.
Cual si fuera un barco mercante,
trae de muy lejos sus proviciones.
Antes de amanecer se levanta
y da de comer a sus hijos
y a sus criadas.
Inspecciona un terreno
y lo compra,
y con sus ganancias planta viñedos.

II
Corrido de la lúbrica perdida
(Bocanadas)
Rowena Bali

Alejada estoy
del moral quicio
y a la desenfrenada
libertad
me doy;
no hay voluntad
que me vuelva
al oficio mesurado,
pues me he entregado
a la juerga
y al fornicio.

Bocanadas
de licor ingiero;
querer no quiero
ni salvación,
ni desahogo.
No te inquietes, amor,
que no te imploro.

En mis noches de ardor
duros filetones
de ansia devoro
y al lupanar arrojo mi decoro.

Bocanadas
de humo
en mi garganta recojo,
en mis pulmones
las demoro,
y en mis elucubraciones
las remojo.

Lo mismo
da un bayo que un moro:
en ancas me monto
y hacia el río troto,
donde bancadas
de placeres
y amoríos rotos hallo.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Mi oveja en fuga

Mi oveja se fugó
por los resquicios de un pasado
que a su vez
se fugó.

Llegó a
un pastizal
imposible
en un valle
olvidado.

Entonces
el recuerdo volvió
como una balada.

lunes, 9 de marzo de 2009

Mañana a las 11:00 am en DFM

Mañana estaré a las 11:00 A.M.
en DFM, el programa que conduce
el siempre buenazo Agustín Peña por
Ibero 90.9, FM,
para platicar sobre el nuevo número de la revista
Cultura Urbana:
En el rincón de una cantina.

sábado, 7 de marzo de 2009

Runas de la gusana



Cambio mi actual oficio por otro nuevo, flamante.
Me largo de un pasado civilizado que un segundo antes de ocurrido ya es remoto.
Lo que más me interesa por ahora –por si les interesa- son las plantas, no las civilizaciones. Verlas construir de la fealdad belleza me llena de esperanza.
Dirán algunos espontáneos que –aun a la vista de esta catástrofe del paisaje– se pierde la libertad al abandonar por un rato la literatura y entregarle tiempo a seres que no producen catástrofes; que, al contario, saben cubrirlas con verdura, que entienden la belleza como una plaga y al hombre como un estúpido animal que todo lo carcome.
Como ustedes sabrán, amigos, me gusta cambiar de oficios y hoy, de ser un colibrí desnudo entre los floripondios, paso a ser una gusana, oficialmente. Me gustan las plantas porque son lo más lejano a lo humano que conozco; las amo, además, -esto nada tiene que ver con mi condición de gusana- porque disfruto leer las runas que se cuelan en sus entramados.

miércoles, 4 de marzo de 2009

Balita

Es decir que a estas alturas de mi investigación el pequeño y yo hemos creado una dependencia sumamente conspicua; cuando él se soba el lomo como una hormiga en el trabajo, yo espero a que dé la hora de la consulta; mientras tanto hago todos los menesteres caseros: yo, al igual que él tengo una vida propia, con un pasado y un futuro. Pero mi cabeza está repleta de él mientras espero con ansiedad la hora de la consulta.
Soy en todos los sentidos una fémina cuando pienso en el estupor que me causa la indecencia y el descaro de sus palabras: cuando habla sobre los billetes que le deja a la nana en la hornilla, cuando habla del pútrido niño; soy una total fémina cuando le digo que jamás podré tener sexo con mis pacientes, (ética profesional) lo cual él sabe interpretar como un perfecto: “vete a la mierda”, jamás me acostaría, pues, con un hombre que tiene un niño pútrido en la recámara contigua.
Me inquieta pensar lo que le dice a sus amigos sobre mí mientras está en la cantina: otra de las puntas de su perfecto hexágono vital. Me imagino al muchacho diciéndole a los amigos que soy una puta a la que viene a ver todas las tardes, siento rabia. Quizá esa rabia es otra de las debilidades que le queda a mi ser; pese a mi represión sigo siendo una fémina, absurda portadora de sutilezas y remilgos, inseguridades, recónditos amasijos de deseo negado una y otra vez, grandes bolas de sebo deslizándose en mi interior, en busca de una válvula de escape que permanece cerrada a base de una disciplina mortal, que las disuelve, tarde o temprano, tristemente. Soy una fémina vergonzante; cuando habla de Plop y Fofi, los personajes de Morten, cuando habla cansinamente de la reina, cuando habla de las mujeres que alegremente se tira cada vez que su abotagado cuerpo se lo permite, sobre la mujer a la que violó, (yo escucho a este cerdo sin que mi condición de terapeuta, me permita arremeter contra su insolente cuerpecillo ventrudo y enfermo) sobre cosas de féminas, en ese modo corriente que lo hace, se me revuelven todas las bolas de sebo.
Desde que violó a la mujer las palabras del Gerzon me causan una terrible indignación... y no por la mujer (¡puta! ¡maldita! ¡que se pudra!), no, sino por la triste y absoluta fémina que vive en mí.

domingo, 1 de marzo de 2009

Oveja prêt-à-porter

Hay un presente
customizante y
concupiscente
y tú eres
el único
sobreviviente.

Si vas desnudo
y sufres
hambre
mi carne cómete
y con mi piel
vístete.

Madre voraz

Ya me cansé de reprender
a los niños
que se me mean en la cama.

Estoy hasta el tope
de que vengan
hasta mi m0cos berreando.

Por culpa de mis tarascones
y mis tacones
montones de bebés
han llegado a mi panza,
y ya no alcanza
ni la paciencia,
ni la balanza.

miércoles, 18 de febrero de 2009

Light

Estoy cansada de cargar este bocado.
Por lo tanto aquí se los dejo, amigos,
cómanselo, disfrútenlo…

Este atracón de mi propia carne
me ha dejado casi bajo tierra.

Me dedicaré
a volar sobre las flores
como un colibrí,
y lo mejor:
dejaré de hacer libros,
seré libre...

sábado, 14 de febrero de 2009

El top ten a seguir en 2009

EL UNIVERSAL consultó a 18 escritores acerca de los 10 novelistas que hay que seguir este 2009.
http://www.eluniversal.com.mx/notas/576638.html

viernes, 6 de febrero de 2009

No me mal interpretes

Si crees que intenté lanzarte mis zarpazos a ti, te equivocas.
Mejor piensa que he sentido lo mismo que tú, igual de fuerte, que has sido mi copia, que somos dos idénticas gotas de llovizna cayendo en veranos diferentes. No escribo largamente para enviarte mensajes velados; escribo porque la mitad de mi cuerpo está helada, cubierta de nieve sucia. Escribo para calentarme los dedos, porque los tengo entumidos.

Comentarios de bloguer a bloguer (Dic 2008)

Canalla dijo...
Mis ojos diera
por saber siquiera
que soy tu hombre frío.
Serías mi desafío
y te querría rabiosamente.
Y eso sí lo sé
de buena fuente.
Mi único temor
es ser el tipo desabrido
del corridoy si así fuera,
más valiera
a este anuncio improvisado ser borrado, suprimido, condenado.


Rowena Bali dijo...
Frío eres, sí,
gélida la superficie
en la que escribes,
fríos los abrazos
que de mi recibes,
cubos de hielo los besos,
iceberg el ciber espacio
que de ti me separa.
Y si frío eres tanto
como desconocido,
nunca tu sabor sabré,
lejano desabrido.
Razón de más
para dedicarte un corrido.

Visita: http://paisdecanallas.blogspot.com/

miércoles, 4 de febrero de 2009

Dolores intensos

El alma se me hizo pedazos. Apenas en unas cuantas páginas había caído en tantos y tantos errores, en tantas y tantas pendejadas -incluyendo las de mis antecesores- que simplemente no pude más. Mi alma se tuvo que rearmar en una larga depresión durante la cual el culo se me puso demasiado gordo y el corazón me pendía de un hilo. Sufría unas punzadas terribles repentinamente, tan fuertes que me arrojaban al piso donde permanecía durante algunos minutos, esperando a que la muerte sobreviniera a un dolor que sólo traía más dolor. A veces me levantaba con la ayuda de alguien, a veces sola, pero para mi desgracia siempre me levantaba, nunca acababa de estallarme el corazón.
Su ausencia me inmovilizaba por grandes periodos, la había envidiado con tanta fuerza que terminé por necesitarla más que a mi misma. Se fue y mi cuerpo perdió toda su energía, era como si su recuerdo me vampirizara desde lejos dándome fuertes jalones en el músculo cardiaco.
El día que la encontré ya tenía yo el corazón hecho añicos y el alma juvenil desarmada y reconstruida en una tenebrosa cañada.
Cuando la volví a ver me pareció aun más hermosa que en los viejos tiempos, se había puesto más alta y más andrógina, más musculosa. El espíritu festivo y promiscuo no se le había quitado, pero su malicia había mejorado en forma conspicua y me hizo notar de inmediato que nunca se puede estar demasiado peor en esta vida y que el haberla encontrado después de tanto sufrimiento no era un alivio si no una nueva pesadilla.
Fragmento de un capítulo de Amazon Party, publicado en 2007