lunes, 4 de mayo de 2009

Canción de cuna infinita

Este arte pío
que yo escribo
es para honrar
tu recuerdo.

Quédate quedo,
calmo y callado.

Cuando llegue
el sin fin,
infinito mío,
no tengas miedo,
que en mi cuartito
voy a arrullarte.

Este arte pío
que yo cultivo
es para bajo la tierra
guarecerte.

Quédate quedo,
calmo y callado.

Cuando llegue
el sin fin,
infinito mío,
en mi rinconcito,
voy a abrigarte.

4 comentarios:

Carlos Lara dijo...

¡Que hermoso!.

juan_santiago dijo...

me gustó.

...besos.

Juan Camino dijo...

Las canciones de cuna encierran la belleza entera de la vida. Son más que música: son flores que envuelven, nubes que danzan, madera fresca y cálida, suave y consistente. La que has hecho es realmente hermosa. De ella nace piedad, la del pío que dice la existencia toda, nace felicidad, abrigo infinito. Es esta canción lo más hermoso que he leído en muy buen tiempo. Gracias por ella, por ti.

Rowena Bali dijo...

¡Juan! ¡pero que gusto hallarte por aquí, por estos caminos!