domingo, 27 de febrero de 2011

Perales

Un mexicano

Pertenece al precario staff de opinión de un país en crisis, que, por lo demás, hace largos años está en un status muy inferior a la mediocridad. Sin embargo, no es la mediocridad lo más grave de su caso, sino la vulgaridad con que los propios medios se burlan de un colega, situado más arriba que la mayoría, es cierto, pero que no es mucho peor que ninguno del resto de los miembros del staff de opinión de toda la televisión comercial. Ellos son, pues, los cangrejos de abajo; él es un hombre mediano o quizá menos que eso, que tuvo a bien venderle su alma a una compañía televisora anodina e irresponsable, cuyos televidentes prefieren entretenerse en ver el escarnio y la gracejada en torno a un comentarista de noticias, que ver al interior de sus propias casas; que son incapaces de denunciar la gravedad de su propia situación, o de la situación del país entero; manejado, por cierto, por un sistema que ni con toda su fuerza alcanza a evitar las matazones o la pauperización, o un largo etcétera.
¿Se han ido a dar una vuelta por los pueblos -cada vez más feos- que circundan la Ciudad de México o cualquier capital nacional?¿Se han dado una vuelta por los cinturones de pobreza?¿Han contemplado la deforestación?¿Le han echado un ojo al agua de la mayoría de nuestros ríos?¿No les parecería -ya en serio- más productivo entretenerse en ver como se resuelve todo aquello?¿Por qué no hacen reportes diarios de la jodidez y aumentan su rating?¿Por qué suponen que un noticiero incapaz de transmitir toda la verdad merece tener un mejor líder de opinión? No entiendo porqué están tan contentos. ¿Porqué traen tanto cotorreo?¿Les recuerda Juayderito que el mexicano no es gringo ni mucho menos inglés?¿Les recuerda que el mexicano es pobre, es naco, es inculto?¿Qué tiene eso de gracioso?

martes, 15 de febrero de 2011

Alienación

La palabra remite al concepto de ‘Otro’. Ser ‘otro’ o tal vez ‘estar fuera de uno mismo’, ‘estar en otra condición’, no humana plenamente. En tal sentido es hermana la palabra a ‘enajenación’, que hace referencia a alguien que es ajeno a sí mismo. Puso en boga el concepto el marxismo. Para Marx el trabajo, en vez de ser fuente de realización humana, se convierte en factor alienante cuando no es en beneficio del que lo realiza sino del propietario del capital. Esto sucede desde la esclavitud y desemboca en las sociedades capitalistas. Al referirse a la religión como ‘el opio del pueblo’, Marx decía ni más ni menos que la religión aliena al ser humano.
Por otro lado parecería que el ser humano necesita alienarse, aunque sea un poco. Necesitaría, por decirlo así, de cierta dosis de alienación para vivir. De esta idea nace otra: hay diversiones ‘buenas’ y diversiones ‘malas’, es decir unas convenientes y otras inconvenientes. Tales diferencias las impone la moral en turno.
Al cambiar la moral, es decir: en nuestros días, diversiones que antes se consideraban como prácticas enajenantes o alienantes son vistas como normales, deseables o hasta necesarias. Es curioso: en los días que corren el uso de vehículos que lo sacan a uno de uno mismo, es bien visto.
El general de los usuarios de las redes sociales y la web seguro puede comprarse una computadora y una conexión a internet, quizá algunos se estén pirateando la línea. Todos son más o menos guapos, más o menos listos… Todos se creen valiosos o creen tener algo qué decir. Comparten pequeñas esferas, entre las cuales se buscan, se persiguen, se siguen. Todos tienen una intensa necesidad de reconocimiento, incluso aquellos frecuentísimos que plasman sus statements en formas ingeniosamente sarcásticas. Aquellos grupos que se exaltan a si mismos como “perdedores”, ”loosers”… inconformes que apenas son capaces de expresarse con una pasividad pasmosa, una pasividad que les impide salir del Estado de Alienación, que convierte sus estados de conciencia en líneas, en partes de un gran cadáver exquisito e intangible, en un Gran Alien Universal…
¿Qué experiencia más vívida que posar durante horas ante una computadora, esperando que responda algún amante, buscando desesperadamente información útil para la próxima reunión entre amigos –quienes aun los conservamos-, música reciente y vieja, pornografía…?
Si alguien tomara hoy una fotografía global de todos nosotros, quienes vivimos muy cerca de la máquina, de la computadora, seguro encontraría millones y millones de alienados; de personajes pasivos e hiperactivos a la vez, gracias a los cuales el sistema engorda y la red se vuelve más y más poderosa. Gracias a los cuales el sistema económico entero se vuelve más productivo; más rentables se vuelven las empresas, más mecanizados se vuelven los individuos.

martes, 1 de febrero de 2011

Balita

(En La Bala Enamorada.)

Sé que sabe que yo le dije veladamente lo que nunca repetiré. Sé que ella y él y otro y quizá aquel y aquellos y aquellas saben que yo le dije todo... a él, sí, a... Ya sabes... Ese que tiene oidos que se reproducen, que están en perenne fornicación.
Yo vine aquí a decirte que esto lo dije para que él recordara lo que le dijo sin tener que repetir yo lo que veladamente ya le había dicho y que no repetiré.
Veladamente te lo dije a ti también. Te lo dije.
Aquello nació de un diálogo que tú no conociste, puesto que no pronuncié palabra alguna al respecto. Pico cerrado, chitón, candado en boca como San Ramón. Todo esto nació de un parlamento al que tú nunca accediste. O no sé.
Sé que le dijo a él que yo era eso que alguien le dijo que yo era. A él, sí, a... Ya sabes... Ese que tiene bocas que se reproducen a la par con los oidos en fornicación perenne que tiene aquel otro...