miércoles, 18 de febrero de 2009

Light

Estoy cansada de cargar este bocado.
Por lo tanto aquí se los dejo, amigos,
cómanselo, disfrútenlo…

Este atracón de mi propia carne
me ha dejado casi bajo tierra.

Me dedicaré
a volar sobre las flores
como un colibrí,
y lo mejor:
dejaré de hacer libros,
seré libre...

6 comentarios:

Canalla dijo...

No estarás hablando en serio. Eres casi la única escritora joven en México con voz propia (humilde opinión de bloguero)

Carlos Lara dijo...

Hermosas letras precioso colibrí, ya pronto tendrás un jardín lleno de flores sobre las cuales volaras, déjame darte un poco de miel preciosa ave, descansa, que tienes un amplio cielo por recorrer y muchas mas hermosas historias que ofrecer.
besos...

Rowena Bali dijo...

Uy, favor que me haces, Canalla. Y claro que es broma, aunque, como ya viene la primavera -y una crisis se cierne sobre nosotros- me dedicaré por un tiempo a los floripondios y las hortalizas, criaré, además, algún cerdito...

chien-loup noire dijo...

si... charles el grande se dedico a beber mucho tiempo... 10 años...

es bueno dejar ir a las letras por el caño y ponerse a hacer pendejadas... volar (así, al más puro estilo oliverio girondo)

;)

Un besito para tí

rolando aqui de nuevo dijo...

Yo que pensaba que solo se es libre cuando se escribe algo, ya que todo lo demás es el peso inacabable de lo imaginario que creemos real.
El año antepasado, porque el año pasado me perdí en banalidades de verdad banales, escribí unos articulos para resucitar el concepto de "acción a distancia " en electrodinámica. Diré que están tontamente escritos, porque los escribí en ingles, pero me gustó escribirlos y me sentí libre al hacerlo; y más libre cuando, después de muchas discusiónes y pataletas con los editores, se publicarón; aunque hube de incluir a medio mundo; ya sabes, la politics de la ciencia es la politics del dinero y el prestigio.
Bien, el año pasado no escribí nada, excepto quejas y esbozos de ideas en mis cuadernos, y por ello me sentí algo mal: las quejas estaban mal hechas, y las ideas a medio acabar, todo porque me dedicaba a la administración de los problemas ajenos, y no a la administración de mi tiempo.
En fin, nunca creere que cultivar flores sea un sintoma de libertad; de vejez y cansancio quizá; y criar cerdos es honesto, pero si los alimentas con basura, es deshonesto. Un abrazo

Anónimo dijo...

Volar y vivir es escribir,
aunque no todos puedan leerlo.