sábado, 21 de marzo de 2009

Dos tipos de chica

I
Alabanza a la mujer ejemplar
(Todos los días leo un pasaje de la biblia y este es el de hoy)

Mujer ejemplar no es fácil
hallarla;
¡vale más que las piedras
preciosas!
Su esposo confía plenamente en
ella
y nunca le faltan las ganancias.
Brinda a su esposo grandes
satisfacciones
todos los días de su vida.
Va en busca de lana y lino,
y con placer realiza labores
manuales.
Cual si fuera un barco mercante,
trae de muy lejos sus proviciones.
Antes de amanecer se levanta
y da de comer a sus hijos
y a sus criadas.
Inspecciona un terreno
y lo compra,
y con sus ganancias planta viñedos.

II
Corrido de la lúbrica perdida
(Bocanadas)
Rowena Bali

Alejada estoy
del moral quicio
y a la desenfrenada
libertad
me doy;
no hay voluntad
que me vuelva
al oficio mesurado,
pues me he entregado
a la juerga
y al fornicio.

Bocanadas
de licor ingiero;
querer no quiero
ni salvación,
ni desahogo.
No te inquietes, amor,
que no te imploro.

En mis noches de ardor
duros filetones
de ansia devoro
y al lupanar arrojo mi decoro.

Bocanadas
de humo
en mi garganta recojo,
en mis pulmones
las demoro,
y en mis elucubraciones
las remojo.

Lo mismo
da un bayo que un moro:
en ancas me monto
y hacia el río troto,
donde bancadas
de placeres
y amoríos rotos hallo.

5 comentarios:

Canalla dijo...

Ni duda cabe que la mejor novela fantástica sigue siendo la Biblia, pero en lo personal me gusta más tu poema que el pasaje, aunque no esté más cercano a la mujer ejemplar de lo que yo estoy del buen gusto.

Rowena Bali dijo...

Canalla querido, creo que tu buen gusto es impecable, y claro, no libre de pecado.

e. r. dijo...

La mujer ejemplar, es la primera o la segunda?
Saludos

K. dijo...

Oh mi querida Rowena, este pasaje bíblico me remite a mi infancia, a mi bisabuelo... a tantas cosas.
En hebreo se llama Eshet Jayl.
un día si quieres te la canto...
y tu poesía, en fin, es la versión actualizada de la misma ...

(ah, y sí, pequemos todos)

monserrat loyde dijo...

Coincido con Canalla, en la Biblia se encuentra uno con pasajes inverosímiles.
Pero la vida de las "dos tipos de chica" parece igual de ajetreada.

(Me encanta tu blog y también tu oficio de gusana)