viernes, 21 de agosto de 2009

Página Rosa (1990)

El príncipe azul
inventa historias
sobre mi voz extinta,
mi voz desconocida.

Mi príncipe
muere por su dama
y por su fama,
se suicida.

Mi hombre arrancó
mi nombre
de la pagina rosa.
Se liberó,
se aprisionó,
se iluminó...
se revolcó
en su melcocha
y en su jaculatoria
de la risa loca.

2 comentarios:

rinostalgias dijo...

Vivan los cuentos de principes y pricesas:
http://rinostalgias.wordpress.com/2009/02/12/puro-cuento
;-)

F

Anónimo dijo...

Ah qué no es pa mi?
JB