miércoles, 30 de julio de 2008

Viuda extrema

Le inyectó veneno,
lo colgó,
le dio un tiro,
le enterró cien navajas,
lo machacó,
lo hizo puré,

lloró un río y un mar,

un Apocalipsis
causó,

con los siete
jinetes cabalgó.

El mundo
de hombres destruyó
y una gran tropa
de andróginos creó.

2 comentarios:

Row dijo...

Unidos en la lucha, no nos moverán, como un árbol firme junto al río ¡no nos moverán!

Tonatiuh Cordero dijo...

Al igual que el otro blog con el que se enlaza el tuyo, me parece muy interesante y muy chido. Me agrada la poesía aunque a algunos no y tampoco la sepan interpretar pero se aprende mucho de ella. Espero pronto puedas poner más poemas. Te mando un saludo desde aquí el DF.