martes, 1 de julio de 2008

Mejor bailar


Para cierto tipo
–sumamente frecuente-
de hombre
es mejor mantenerse
en el plano de lo inalcanzable.

Mostrarse lejana,
si es en foto, mejor.
Si tú, amiga, deseas casarte,
mándale tu foto,
pero no te le presentes.

Se casará con tu foto,
le aplaudirá,
la exhibirá,
la venderá,
la venerará,
le compondrá canciones...
¡Qué todo el mundo se entere
de que una mujer [¡al fin!],
se ha interesado en él!

Su realidad,
ahí donde lo ves,
es tan profundamente triste
que tiene que armarse
de un rotundo fingimiento
para soportarla.

Reconoce a una mujer
cuando es inamovible.
Cuando la ve moverse,
cuando la tiene cerca
como una felicidad
intensamente deseada
y plenamente tangible,
empieza a vislumbrar su fealdad.

No sabe moverse,
no sabe bailar
(a mi me bastaría
con el baile,
el vuelo
se lo dejo a los divinos)
Le pone altares a su falo
volátil, precoz, ralo.
Adorarlo es inútil,
desearlo también.

Amiga:
antes de
mandarlo a la chingada,
intérnalo,
haz algo por él.

Para otro cierto tipo de hombre
es imposible no clavarse
como un hito
en el alma.
Es imposible
que dos piernas
se le mantengan quietas,
porque sabe bailar
y con eso le basta.

1 comentario:

Row dijo...

Carlos: un ángel como tú tiene redención por default.