martes, 24 de junio de 2008

Un fragmento de un texto de Ricardo Ancira, publicado hace meses en Cultura Urbana


1 comentario:

Row dijo...

Es este un comentario muy atrevido, Carlos, me sonrojas.