martes, 16 de septiembre de 2008

Blog romance


Todos los días uno cambia. La voz cambia, cambian los instintos, los objetivos. Es emocionante verse de pronto cazando respuestas y reacciones.
Cada mañana, en una abyecta disciplina, uno sale a cazar palabras, como si se tratara de bestias salvajes que se dejan aprisionar despiadadamente y se forman en filas perfectas, para después ser acribilladas por las miradas.

8 comentarios:

el cervatillo fascista dijo...

Claro, eso explica la flecha con tu nombre que encontré en mi blog el día de hoy.
he de tener cuidado, un día de estos tendrás mi cabeza colgada en tus trofeos de caza.

cariños.

Rowena Bali dijo...

No temas. Tu cabeza no es ningún trofeo valioso para mi.

el cervatillo fascista dijo...

jaja! touché!

Rey Mono dijo...

No sé si las palabras son siempre bestias salvajes que se dejan cazar... a veces (creo) son simples premoniciones, huellas apenas vislumbradas, ruinas, búsquedas, enjambres que se la pasan zumbándote en la cabeza hasta que te decides a ponerlas sobre el papel (o el monitor)...

Por otra parte, leí sobre tu recorrido por el litoral michoacano. Entonces tuviste que haber pasado por playa Rangel, en donde sólo vive una pareja de ancianos iracundos, sobre todo la señora, que considera sus mascotas a los cangrejos ermitaños, esos minúsculos seres que viven de la rapiña con su caracol a cuestas; el señor padece mal de Parkinson, cosa que entre la banda gandalla le generó el apodo de "El Chaquetitas"...

Row, Me has traído una serie de recuerdos y sonrisas de esas playas tan chidas.

Un abrazo.

Gio Yakún dijo...

Metáfora dentro de otra metáfora es realidad cruda.

La cacería de palabras nunca se acaba (nunca se acaba ¡tun tun!)

Gio (Centri)

Tonatiuth Hernández dijo...

Hola Rowe, ¿que hay temporada de veda en tu territorio?
Pues no hay nueva fauna que cazar.
Saludos y lo mejor para ti.

Gio Yakún dijo...

Ya hasta yo publiqué más, dear Rowena... ¿Anda usted salvando pingüinos en el antártico??? ¿Decidió irse a explorar el capitalismo salvaje ahora que está tan de moda la crisis financiera? ¿La raptó alguna nave alienígena para tratar de entender la vida en nuestro planeta? (by the way, interesante sorpresa se llevarán los alienígenas!)

Le mando un beso a donde quiera que esté.

Centrífugo (que es Gio y cuyo verdader nombre es...)

Rowena Bali dijo...

Gio, querido anònimo extraño, estoy metida en un pueblo pobre y solitario donde el viento corre en descampado y la neblina baja por las mañanas.
¿Cuando me diràs tu nombre verdadero?, ¿porquè siento que ya te conozco?... ya pronto volverè a publicar en el blog, no pierdas las constancia.