martes, 25 de mayo de 2010

Aburrimiento II

Aburrida de mi autodeglución,
de esta misma mente
mimada solamente por mi,
decidí tomar un poco de diversión
y me interné
en la locura.
Sin embargo,
a estas alturas de mi abulia,
hasta la aventura
me parece un juego anodino:
Sé que él querrá chuparme,
sé que me dejaré,
sé que una vez succionada,
una vez inmersa
en su interior,
lo exploraré;
como una minera
iré en busca de una veta
que no encontraré,
entonces,
un tanto descorazonada
saldré de ahí,
dejándole las entrañas perforadas.
O bien podría pasar
-mi aburrimiento
tiene poquísimas variables-
que él me deje vertir
mi caudal de fantasías
sobre su cuerpo,
hasta morir ahogado
y que una vez muerto
yo lo inmortalice,
o lo deje flotar
inerte en mis océanos.

1 comentario:

Tonatiuth Hernández dijo...

Hoy ella sonrió feliz.

El cielo dejo caer un rayo de luz celestial sobre la tierra húmeda,
El sol, su sol calentó tibia la mañana en una ternura verdadera,
Su sonrisa cubrió la deuda entre dos ciegos necios y curo toda herida.

Gracias Rowe por hacer sonreír feliz a la madre de todas las madres.
Eres a toda m....

Lo mejor para ti.